Oblak y su paso por la Supercopa

Internacional

Publicado el: 13 de enero de 2020  -  16:31h
Escrito por Paulina Rodriguez
15 views

Oblak es uno de los mejores arqueros de estos tiempos destacándose en el Atlético y salvando muchos partidos de este club, pero en la final de la Supercopa de España ante el Real Madrid el esloveno volvió a sufrir en la tanda de penaltis. Un momento que parece haberse convertido en la asignatura pendiente de Jan.

No se trata de los penaltis en sí, sino de las tandas de penaltis en concreto. Porque han sido cinco las veces en las que Oblak ha tenido que enfrentarse a resolver un encuentro desde el punto fatídico y solo en una de ellas se convirtió en héroe deteniendo un lanzamiento. Fue en los octavos de la Champions de la temporada 2014-15, cuando tuvo que sustituir al lesionado Moyá frente al Bayer Leverkusen. Con la mano izquierda, Jan sacó el tiro centrado de Çalhanoglu. Fue el único que paró, pero fue más que suficiente.Pues en el segundo, el 13 se tiró bien a la izquierda, pero Rolfes disparó mejor para marcar su tanto. Ante el de Toprak volvió a acertar la dirección, pero el disparo se fue directamente fuera. Koke falló el siguiente mientras que Gonzalo Castro volvió a engañara a Oblak chutando a su derecha. Con Torres marcando el último para los rojiblancos, la presión estaba en Kiessling, que lo mandó a las nubes.

Desde entonces, Jan no ha vuelto a detener ningún disparo en una tanda de panaltis. Y tampoco lo hizo antes, en la final de la Europa League contra el Sevilla, cuando militaba en el Benfica. Bacca fue el primero que le batió, aunque el esloveno le acertó las intenciones. En el segundo, obra de M’Bia, Oblak volvió a ser batido sin acertar, esta vez, la dirección del disparo. Coke chutó el tercero y aunque Jan se tiró al lado correcto, a su derecha, no llegó a parar el balón. Lo mismo pasó con el último, con el de Gameiro, también a su derecha. El tiro del francés fue muy potente y arriba, fue imparable. Los sevillistas se llevaron la tanda y así, el título.

Sin pardas ante PSV y Real Madrid

Al igual que en 2015 y ya con el Atlético, pero esta vez ante el PSV, los octavos de final de la Champions para los rojiblancos volvieron a decidirse en una tanda de panltis. Esta vez, Jan no pudo detener ni un solo lanzamiento. Es esloveno acertó las intenciones de Van Ginkel, pero tras tocar el balón el cuero terminó en sus mallas. Guardado le engañó disparando a su derecha, al igual que Propper y Bruma, si bien en esos tiros el 13 sí se tiró bien. Ante Moreno tocó la pelota, pero ésa también acabó en sus redes. Por la derecha, otra vez, le superó Lestienne, engañándole. Su ahora compañero Arias le marcó por su izquierda, un tiro ante el que el cancerbero ni se movió de su posición inicial. Narsight mandó su oportunidad al larguero… y ahí ganó al Atlético con Juanfran firmando el último.

Llegó Milán y llegó la final de Champions de esa misma temporada, otra vez un derbi como en Lisboa dos cursos antes, otra vez ante el Real Madrid. Esta vez la prórroga no decantó ganador y sí lo hicieron unos penaltis en los que el acierto de los blancos y el fallo al palo de Juanfran dieron a los del Bernabéu su undécima Liga de Campeones. Ante Lucas Vázquez,Oblak aguantó demasiado y ni se tiró a por el esférico. Lo mismo que sucedió con el disparo de Bale. Sí se tiró a su izquierda en el lanzamiento de Marcelo, pero no llegó a alcanzar el cuero. En el de Ramos aguantó mucho y para cuando se lanzó al verde, en el mismo centro de la portería, el balón pasó por su izquierda. Ronaldo, el último de la tanda, le engañó chutando a su izquierda para celebrar el título.

Nuestra mala suerte es que ellos han tirado y han marcado; nosotros, infelizmente, fallamos los dos»

En Arabia, en la Supercopa de España, el meta ha vivido su última tanda de penaltis. «Nuestra mala suerte es que ellos han tirado y han marcado. Nosotros, infelizmente, fallamos los dos. Es fútbol. Es una lotería. No tuvimos suficiente suerte para ganar», reveló en los micrófonos de Movistar +. Esa mala suerte fue la que hizo que ni Saúl ni Thomas acertasen en sus tiros, mientras que los pupilos de Zidane no fallaron en sus oportunidades. Carvajal fue el primero en engañar al esloveno. Al igual que Rodrigo, cuyo disparo alto a la derecha dejó al 13 abajo a la izquierda. Mismo tiro que protagonizó Modric. Ramos ,tiró el cuarto y definitivo, optó por un tiro raso a la derecha… y Oblak se lanzó a la izquierda. El título, así fue blanco.

Cinco eliminatorias, cuatro con el Atlético y dos de ellas frente al Real Madrid. Cinco eliminatorias de tres competiciones diferentes en las que Oblak sólo ha parado un lanzamiento de los 26 disparos que ha recibido desde el punto fatídico. Las tandas de penaltis parecen que se han convertido en la asignatura pendiente de un portero que ha demostrado ser capaz de parar lo imparable.

 


Deja tu Comentario

Lo más visto

Lo último

¡Conviértete en un miembro de nuestra comunidad en línea y obtén toda la información deportiva al instante, suscríbete a nuestro Newslwetter ¡ahora!